Sunday, July 26, 2009

Carlos Norberto Carbone nació en la localidad de Lomas del Mirador, partido de La Matanza, en el año 1959 y hace más de 25 que dedica la mayor cantidad de tiempo que su “profesión” le permite -es técnico mecánico- a la actividad literaria difundida en la provincia y el partido.
A pesar de no contar con grandes cantidades de tiempo, Norberto Carbone es un activo miembro de la producción literaria del distrito, entre sus actividades puede enumerarse la co-dirección de una revista electrónica y su participación en la agrupación literaria “Sociedad de los Poetas Vivos”.
Su talento le permitió alcanzar el principal de todos sus logros: durante el año último algunos de sus poemas fueron traducidos al italiano y al francés para ser publicados en esos países de Europa. Y además, próximamente, sus trabajos serán traducidos al turco y árabe. “Soy un convencido de que las cosas se logran con esfuerzo y trabajo” dice Carbone ante este acontecimiento.
Su relación con esta rama del arte comenzó con la composición de canciones, incluso algunas de ellas fueron grabadas, pero una vez que editaron su primer libro de poesías en 1983 no se despegó de la actividad literaria.
Su primer libro se llamó “Poemas para decirte presente” y fue editado por “Ediciones Tiempo Abierto”, entre sus obras sobresalen: En la huella del hombre (1986), 500 años del descubrimiento de América (1992), Poesía hacia el nuevo milenio (2001) y su último trabajo publicado es Anaconda, del año 2003.
Para facilitar el trabajo de otros “poetas” integra una editorial llamada “Eco Ediciones” en la que fomentan la labor literaria de artistas locales, también es miembro fundador de “La Sociedad de Los Poetas Vivos” junto a otros destacados adeptos a la poesía, entre ellos se encuentran Marcos Silber, Eugenio Mandrini, Carlos Levy y Hugo Toscadaray.
La revista literaria electrónica que dirige junto a otro poeta, Pablo Marrero, se llama “La Bodega del Diablo” y es una lugar en la web para todos los “apasionados” por la poesía que disfruten de leerla o crearla.
Las obras de Norberto Carbone han sido catalogadas en diversos estilos literarios y los críticos destacan “una forma creativa particular que lo diferencian de otros artistas”, asimismo sus poemas son bien recibidos por revistas, libros y antologías especializadas en literatura.
Entre sus proyectos esta la participación en los festejos por el centenario del nacimiento de Osvaldo Pugliese en una “Comisión de Homenaje” dedicado a “un valor de la cultura nacional”, en palabras del artista.
El secreto de su éxito se lo adjudica al hecho de que ama lo que hace y que trabaja y se esfuerza todos los días “para ser feliz”, lo que significa seguir creando poesía y espacios óptimos para que esta actividad se desarrolle en el ámbito provincial y local.
________________________________________________

AQUELLA NOCHE SÓLO QUERÍA BEBER

Aquella noche sólo quería beber.
Olvidar a esa mujer que me había envenenado la sangre, entonces entré a ese bar de nombre raro; “Pretty” en Uruguay y Tucumán. Me senté mirando la ventana, allí pedí una botella de whisky y pagué para que la moza y el gallego se queden tranquilos.

Tenía toda la noche para emborracharme y fui despacio, sin apurar ningún sorbo y mucho menos perder el detalle mientras estuviese fresco.

Frente a mi mesa se sentó un muchacho joven, con cara triste, él me miró y yo lo miré, nos miramos con detenimiento, sin pudor, él contemplo un momento la botella y a mi me dio un poco de temor, tal vez me pide que lo convide, pensé.

Aquella noche solo quería beber, pero eso no fue lo que paso.

El pidió un café, pero relojeaba la botella, mi botella, que ya llevaba algunos vasos menos en su contenido.

En eso se paró y fue a mi mesa y pidió permiso para sentarse, le dije que sí, y ahí se levantó la remera y me mostró un revolver, yo me quedé paralizado, entonces dijo con voz tenue y gentil, quiero todo lo tuyo, vayamos a algún lugar pronto o te mató acá mismo.

Pedí que me envuelvan la botella que ya había pagado y partimos sin rumbo, adonde ir, me pregunté. Caminamos hasta la Plaza de Tribunales y allí el joven, que ya me había dicho que se llamaba Ángel, me dijo que me necesitaba para dar un gran golpe, alguien que haga de campana, y vos así medio borracho me vas a servir y mucho, tomó mi mano y la puso sobre el arma y dijo si te portas bien vas a poder seguir bebiendo, pero si te haces el pícaro, tu suerte acaba esta misma noche.

Me mostró una llave y me contó un plan, me dio risa porque era un plan un tanto débil y ya me veía “sopre” junto con el joven que exhibía una falta de profesionalismo que asustaba.

Caminamos por Lavalle y con la llave entró a un edificio con pinta de oficinas y sin ningún movimiento, ascensor al piso 8 y una vez allí me dijo vos párate ahí y está atento a cualquier movimiento.

Él forzó una puerta e ingreso, a mi me dio muchas ganas de orinar, y empecé a buscar donde. Ninguna puerta daba a un descanso y busqué escaleras abajo, bajé dos pisos buscando y allí en el piso 6 en un hueco para la basura descargué mi vejiga.

Empecé a subir y no estaba Ángel, quedé solo con mi botella y baje a la planta baja, la puerta cerrada y nada por hacer, me senté por allí y seguí con el plan, bebí toda la noche y me dormí hasta la mañana siguiente, cuando un portero y la policía me encontraron abrazado a mi olvido.

PERFUME

En la ciudad todo tiene tu perfume/ inolvidable perfume de la más amada/ perfume inmaculado de altas cumbres/ infinitamente mágico/ tu perfume en un campo abierto a las más maravillosa imaginación/ es un candil torrentoso/ es un frágil salto al vacío/ hoy que todo huele a muerte/ sangre más sangre/ tu perfume es una salvación eterna/ gracias a él aún la nariz se justifica ante el mundo/ y después de él nada será igual para los mortales/ en la ciudad/ frágil ciudad/ si se me permite/ tu perfume es una salvaje manera de decir/ no todo esta perdido/ ni siquiera algo parecido/ tu perfume es como amanecer dos veces.

LUISITO

Luisito un día descubrió la música en unas botellas con agua de lluvia que había en el fondo de su casa. El niño, curioso e intuitivo, con una vieja cuchara de lata fue encontrando melodías.
Creció perfeccionando la técnica, “Pájaro Campana” le salía una belleza.
Su fama saltó el alambrado de su casa y un día lo vinieron a buscar de un circo y así empezó su carrera artística entre leones y tramoyistas.
Conoció con sus botellas toda la provincia de Buenos Aires y bastante de Santa Fe, tuvo una oportunidad de irse a Chile pero su madre no lo dejó.
Con el tiempo, recaló en un cabaret pero nadie valoró allí su arte y terminó abandonando el lugar. Después, una chica que levantaba copas en aquel local le armó una página en Internet, pero no tuvo el éxito deseado y únicamente dos visitantes pasaron por ella y sin ninguna repercusión.
Luisito aún insiste con sus amadas botellas pero ya no vive de ellas, aunque sigue muy cerca. Tan cerca que consiguió trabajo en una embotelladora a sólo una cuadra de su casa.









5 comments:

Anonymous said...

Querido Carlos:
Sos un gran observador de los seres y sensible, estos personajes y sus vivencias lo dicen todo...
Gracias por estos cuentos y por su síntesis maravillosa.
Un abrazo
Montse Bertrán

RICARDO JUAN BENITEZ said...

Hola Carlos, quería agradecer tu respuesta a mi convite. Además pude disfrutar de estos textos breves, con tu notable humor, algo de sarcasmo y mucho de ternura hacia tus "criaturas literarias", queribles perdedores con los que es muy fácil sentir total empatía.

Silvia Mottes said...

Carlos:
El primer cuento me pareció una belleza. El lugar y la narración perfecta, creible, casi la pude ver.
Gracias por deleitarnos con tus letras.
Silvia Mottes

Anonymous said...

Querido Carlos:
El primer cuento es una joya. Me gusta tanto lo que hacés que quizás me lleves a la exageración. Sólo quizás. Los otros dos textos le siguen a media cabeza. Un verdadero placer estas historias. Un fuerte abrazo.

Jorge Luis Estrella

Anonymous said...

Carbone... Tus relatos son palabras vivas, que abrazan contagian transmiten acarician, demustran, quiebran... sueñan y vuelan... gracias por ser un gran corazón de poeta.... muak.

Cynthia Rascov.